Escuchamos decir o hemos leído que es muy importante tener confianza en uno mismo, que es el primer paso, importante, si queremos salir al mundo a ocupar una posición.

Pero, también sabemos que no es suficiente con que hablemos bien de nosotros mismos sin mostrar lo que hemos hecho o lo que podemos brindar.

Desde la formación académica, sabemos que no aprobamos un examen porque vayamos a decirle al/la profesor/a que “sabemos de tal tema”; tenemos que demostrarlo mediante un examen escrito u oral.

Lo mismo sucede en el mercado laboral, cada vez que nos describimos, es obvio que hablaremos bien de nosotros mismos. Entonces ¿qué debemos hacer para que nos crean?

Lo que debemos hacer es demostrar:

1- Si tenemos experiencia laboral: qué responsabilidad hemos tenido, si hemos tenido personas a cargo, si hemos implementado alguna nueva forma de realizar las tareas que haya agilizado o mejorado el proceso de trabajo, si hemos resuelto algún problema, etc.

2- Si no tenemos experiencia, no debemos tomarlo como algo que nos reste puntos, al contrario, en algunos puestos de trabajo es justamente lo que necesitan “nuevos aires”, en ese caso, si estamos estudiando , indicar en que estado de la carrera nos encontramos: “primeros años”, “alumno avanzado de la carrera” y la disponibilidad horaria.

3- Si somos trabajadores independientes y tenemos algún producto que se pueda visualizar: fotos, videos, etc. dependiendo de la profesión es una buena manera de demostrar nuestras capacidades, habilidades.

También es muy importante redactar bien nuestros objetivos laborales. No son lo mismo que nuestros objetivos personales: aprender, independencia económica, sustento familiar, capacitarme, etc.

Ellos refieren a qué puedo ofrecer como empleado o trabajador independiente a la empresa donde me postulo u ofrezco mis servicios y que intento realizar en el área de trabajo.

NO COPIES FRASES de internet, usalos solo como orientadores, ya que los Seleccionadores se conocen de memoria y en esos casos no suman sino al contrario, restan, puede significar que no sabemos “qué es lo que podemos aportar a nuestro trabajo”. Tomemos unos minutos y redactemos lo que creemos que podemos aportar, podemos darle a otra persona para que nos corrija, pero elaboremos nuestros propios objetivos profesionales.

Al alcanzar nuestros objetivos profesionales alcanzaremos nuestros objetivos personales.

Por lo tanto, debemos tomar un tiempo para revisar nuestra presentación en las redes sociales: fotos, ortografía incluyen acentos, uso de mayúsculas y minúsculas, gramática (redacción), diseño de CV apropiado a mi perfil (podés leer en la red artículos que te pueden orientar)

Todas estas instancias suman o restan a la hora de postularme a un trabajo, por lo que tomalo como parte de la actividad de buscar trabajo y completalo, corregí lo que haga falta.

Integrá grupos, comentá acerca de lo que buscás, participá nunca se sabe dónde pueden surgir las oportunidades.

Imagen: http://bit.ly/QehRzh

Si te resultó útil…compartilo